Confirmado: tras el pacto fiscal con Macri, las provincias no darán bono a estatales



Con excepción de Mendoza y San Luis, los mandatarios provinciales evitarán a toda costa dar un bono de fin de año a los empleados públicos. La decisión se agudizó tras la firma del pacto fiscal con el presidente Mauricio Macri para ajustar las cuentas públicas.


Otra vez el pato de la boda serán los trabajadores, que no tendrán bono a fin de año. En un intento máximo por ajustar las cuentas, los gobernadores niegan a rajatabla la posibilidad de otorgar un plus salarial para los estatales.

"Sería un efecto negativo en un contexto de necesario control del gasto y en medio de un esfuerzo enorme como el que estamos haciendo para pagar los aguinaldos en tiempo y forma", leyó un ministro de Economía norteño, según informó el diario Ámbito Financiero.

Sólo habría dos excepciones. El mendocino Alfredo Cornejo, quien se mostró dispuesto a conceder un plus a los empleados del estado cuyano, por un monto que aún no fue definido. Y se estima que, además, de Cornejo, el puntano Alberto Rodríguez Saá haga lo propio con los estatales de su provincia, a quienes el año pasado reconoció con uno de los montos más altos del país: $7.500 para los agentes de la administración pública provincial y $3.750 para los trabajadores del Plan de Inclusión Social.

Lo cierto es que, además del corcet fiscal, este año los gobernadores no tendrán el rebote en sus distritos de un acuerdo a nivel nacional en ese sentido: el gobierno de Mauricio Macri ya anticipó que, a diferencia de lo que ocurrió en diciembre de 2016, no habrá plus para estatales y jubilados nacionales.

Pero la presión de los gremios está, de todos modos, a la orden del día y promete acrecentarse con el correr de las horas en pos de obtener un auxilio financiero extraordinario de fin de año.

Este fin de semana, por caso, el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, debió salir a ponerle paños fríos a la embestida de ATE. "Nunca estuvo previsto ningún tipo de bono", cerró el mandatario al referirse a la pretensión de ese gremio por recibir un plus de $5.000.

Otro que tuvo que contener de antemano la avanzada es el jujeño Gerardo Morales: "No se puede, la frazada es corta, así que no queremos generar expectativas", sentenció el gobernador al descartar la posibilidad de efectuar algún pago extra a los estatales.

También el tucumano Juan Manzur estableció prioridades y dijo que los esfuerzos se están "concentrando en el pago del aguinaldo".

En tanto, el ministro de Hacienda de Catamarca, Ricardo Aredes, volvió a descartar la posibilidad de otorgar un bono y aseguró que "no hay ninguna forma de negociarlo". Allí, ATE pide un plus de $4.000.

(Fuente Ámbito Financiero)