Siguen las mentiras. El barrio Papa Francisco sin luz ni agua en sus hogares



Vecinos del barrio Papa Francisco de La Paz que se habían movilizado al municipio para reclamar el acceso a la energía eléctrica y obras para contar con agua potable, aún esperan soluciones de parte del municipio y la cooperativa eléctrica de La Paz. Aunque lograron que se brinde alumbrado público al barrio, ahora, por trabas burocráticas, la bajada de luz no llegaría antes de abril. No descartan nuevas manifestaciones para obtener respuesta.


Al barrio Papa Francisco de La Paz lo habitan familias de pescadores que debieron dejar sus viviendas porque el río y las cloacas los corrieron. Sin mucho tiempo ni opciones se asentaron en un predio perteneciente al Estado nacional, y allí empezaron a organizar su nueva vida, aunque las condiciones irregulares de dominio les generaron dificultades para acceder a servicios básicos.

Pero la solución pareció encaminarse con un decreto presidencial de principios de 2017 que estableció medidas para la urbanización de barrios populares y villas y la regularización dominial, censo mediante.

Con gestiones y reclamos lograron que se haga el alumbrado público en el barrio y todo parecia encaminado para la bajada de luz en las viviendas.

“Teníamos los pilares plantados y esperábamos la conexión nada porque ya teníamos todo en regla, con el cable subterráneo, llave, esperando nada más que la bajada de la luz”, contó Cristian Barrios, vecino del lugar y militante de la CCC.

Pero pese a haberse el hecho el censo de barrios populares hace más de un año no recibieron el certificado de vecindad de parte de la Administración Nacional de Seguridad Social, que es lo que le exigen para el acceso a los servicios. Por eso hicieron nuevamente el relevamiento y lograron obtener una constancia del trámite, que demorará no menos de 90 días, por lo que de no haber un solución antes, pasarán el verano entero sin energía eléctrica. “Eso lo hicimos el 12 de enero y va a tardar al menos hasta el 12 de abril. Con estos calores es insoportable”, señaló.

“En principio, la gerenta de la Cooperativa, Silvia Cantisani, nos había dicho que la constancia provisoria nos servía, pero después fueron a pedir la conexión tres personas del barrio que sí tenían el certificado definitivo y ahí nos lo pidieron a nosotros”, relató Barrios. A partir de esa situación, cooperativa eléctrica dio marcha atrás en su decisión y resolvió no realizar la conexión. “A nosotros nos habían dicho que con ese papel nos iban bajar la luz, hicimos todas las familias el esfuerzo para poder comprar los materiales y ahora lo están frenando porque nos piden el papel original”, lamentó Barrios.

Asimismo recordó el reclamo que plantean al municipio para el acceso al agua potable. “Hasta hoy seguimos con una canilla que nos dio una vecina para todas las familias. El intendente había quedado en venir al barrio para venir a charlar ese tema. Desde ese momento no vino nadie y nos dijo que el caño madre lo tenemos que pagar nosotros, que ellos lo único que iban a poner la mano de obra”, contó y sostuvo que, de no haber respuestas favorables, no descartan una nueva movilización para exigir soluciones.


Fuente: AIM