Invisibles



Un olvidado barrio de la Ciudad, sin luz y junto a unos enormes y contaminantes piletones de aguas servidas. Necesitan soluciones de manera urgente.


José Silva tiene 28 años. Es joven, como su esposa Fátima con quien tiene dos hijos, uno de 8 años y el otro casi recién nacido de tan solo 3 meses.

Él y ella hacen changas cada vez que surge alguna. "Cada vez hay menos" afirman. A pesar de todo, siguen adelante. Con cientos de falencias y necesidades. Siguen adelante.

Hace más de un año y medio que se instalaron en un terrenito en calle José Álvarez al fondo, lindero a los enormes, sucios y contaminantes piletones, donde flotan las inmundas aguas servidas de toda la Ciudad que quizás ni sepa que existen. O tal vez que no quiere ver esa triste, cruel, vergonzosa realidad.

Los vecinos cuentan que hace unos años se ahogó una vecina y mientras relatan los problemas de salud y ambientales que provocan esas enormes lagunas cloacales, los chicos juegan en sus orillas con esa inocencia que muchas veces se torna muy peligrosa.

Esta pareja, al igual que sus vecinos (otras quince familias), vienen hace meses intentando que la Cooperativa de Electricidad y Otros Servicios Públicos La Paz Ltda (CELP) les brinde el servicio de energía eléctrica, para sus humildes casitas.

A tan solo 20 metros se encuentran los postes del tendido eléctrico. Entonces, ¿porqué no le dan el servicio? José y sus vecinos afirman que quieren pagar la instalación "nosotros somos albañiles y podemos construir nuestros pilares, y si nos dan cuotas, queremos pagar los medidores" afirman.

Además, comentan cómo hacen para vivir sin luz, "es difícil. Mi bebé estaba enfermo y para hacerle nebulizaciones tuvimos que hervir agua y solo darle vapor ya que no podemos usar ni siquiera un nebulizador".

Las bajas temperaturas también son un problema. Las pequeñas casas, muchas de ellas cubiertas con silo bolsa que hacen de paredes, se congelan ni bien baja el sol y hacer cualquier tarea dentro de la casa, es una odisea.

La CELP les niega el servicio porque les piden la tenencia precaria del predio donde se encuentra cada casa. Entonces los vecinos se acercaron al Municipio donde les dijeron "Hasta que no decidamos qué vamos a hacer con los piletones, no podemos darles la tenencia" afirmaron los funcionarios municipales.

Entonces ellos siguen así. Quince familias sin luz. Rodeados de la inmundicia y los desechos de una Ciudad entera y al borde de cualquier tragedia por la desidia de algunos. Porque están allá lejos, escondidos del resto de la comunidad que no los conoce, no los escucha, no los ve.

Porque son invisibles.