¿Puerto cloaca?



En Puerto Márquez, al costado de la calle flotan los desechos cloacales hacia el río. Los chicos juegan alrededor y los vecinos reclaman soluciones.


El sol se empieza a poner en el horizonte; rojizo entre nubes que flotan sobre el Paraná. Los chicos corren y juegan en la calle. Saltan los charcos, rien y se esconden en el pasillo que te lleva al comedor comunitario.

En calle Tomás Rocamora en el barrio Eucaliptal de Puerto Márquez, hace años que una obra mal hecha, derrama los residuos cloacales a cielo abierto. Las aguas servidas corren junto a la destruida calle que desemboca en el río Paraná. Los vecinos conviven con las aguas servidas.

La boca de tormenta que revalsa continuamente está ubicada en un pasillo que conecta varias casas y además, se encuentra a unos diez metros de un comedor comunitario donde a diario asisten los vecinos de la zona.

En el comedor se lleva adelante un programa municipal, del cual no se sabe mucho, denominado "juntos a la mesa" y en el afiche pegado en la ventana, se convoca a las mujeres de la comunidad a charlar sobre "temas relacionados a la salud y alimentación".

Esta realidad viene desde hace años afirman los vecinos y hay casas donde el agua entra y las familias deben convivir con este grave problema sanitario a pesar de reiterados reclamos y promesas de campaña que nadie cumplió.