Duros cuestionamientos al intendente. “vino, prometió, sacó los votos y no apareció nunca más”



El reclamo más fuerte de los vecinos se refiere al estado de las calles que según afirman, están intransitables. Quienes más lo sufren son los vecinos que arrastran serios problemas de salud y se ven impedidos de salir caminando, ni con sillas de ruedas del lugar.


Una abuela del lugar dialogó con el movilero Carlos Tuamá, quien recogió material para su programa radial de FM Vida y para nuestro blog “Política con vos”. La nota fue registrada en cercanías a calle Belgrano sobre la zona Sur de la ciudad en lo que se conoce popularmente como “barrio Sin Ley”.

Duro testimonio

“Estamos cansados de reclamar por todos los medios por el mal estado de esta calle. Yo soy una persona de 72 años, tengo artrosis y diabetes, pero acá tenemos vecinos discapacitados, hay un vecino al que le faltan las piernas y está en sillas de ruedas, en esta calle no se puede pasar, es una vergüenza que hasta caca de caballo hay. Esta es la hermosa calle que caminaba el intendente en campaña. Hoy me duelen cada uno de los palmetazos que me daba en la espalda, cada una de sus tantas mentiras, porque es una vergüenza que a dos cuadras de la Avenida, cuántas promesas y cuántos votos se ha llevado de este lugar”, comenzó diciendo la señora Rosa Cuenca.

Calle Obligado está cortada por las grandes huellas que se produjeron a causa del tránsito de camionetas y vehículos grandes. “Ayer se cayó una chica que iba con un bebé; casi se quebró por el golpe. Después de tantas promesas y tanto pedirnos el voto y ahora nos encontramos por esta misma calle, por donde caminaba el intendente. Creo que fuimos estúpidos e ignorantes, sobre todo la gente que lo votó, porque yo de mi parte no lo voté ni pienso votarlo”, enfatizó Rosa muy indignada.

Reclamo, crítica y denuncia

Rosana “la Coqui” Cuenca es otra vecina del lugar que viene denunciando el total estado de abandono del barrio. “Yo he subido las fotos a Facebook, he hablado con la Diputada Viola, he hablado personalmente con Bruno (intendente), ahora directamente ya no me quiere atender pero la verdad es que no solamente hay gente discapacitada acá en esta esquina, sino que para la zona del bajo, ayer me decía una chica que si tiene que sacar a su papá por alguna emergencia, un hombre al que le cortaron las piernas, ¿cómo hace, por dónde lo saca?. Cualquiera puede ver lo que es esto, esto no es una calle”.

“Ayer andaba la policía por acá y andaban a pie, llegaron con el patrullero hasta la esquina y para abajo, si tienen que buscar a una persona no pueden transitar”.

Mensaje a la Diputada María A. Viola (Cambiemos)

“Yo le quiero decir a la Diputada Viola que me conoce y sabe muy bien que yo si le tengo que decir las cosas, se las voy a decir tal como son. Se olvida ella y el intendente Bruno Sarubi que el día de las elecciones, que fue un día de lluvia y ellos entraron con botas de gomas, empantanados, con la promesa de arreglar la calle?. Todavía los estamos esperando”.

“La Diputada vino y me preguntó, ¿Vos sos la famosa Coqui?, necesito 15 personas, juntálas>. Ella vino y le pagó $800 a cada una de las 15 personas y yo doy fe de esto, porque la plata fue entregada en mis manos y yo fui a pagarle a la gente que los fue a votar. Hoy veo que las promesas de arreglar la calle siguen esperando. Yo no sé qué va a esperar el intendente. Yo les mandé fotos a ellos mostrando cómo está este lugar. Las casas del fondo no tienen salida de agua, como sucede con la mía que cada vez que llueve, el agua desemboca adentro de mi casa. Igual que la promesa de hacerme las cloacas que vinieron los muchachos y trajeron un aparato que compraron que lo tengo guardado porque nunca más lo vinieron a colocar; es para que el agua salga a la calle. Ahora yo subí fotos al Facebook pidiendo, por favor por la gente que está en sillas de ruedas. Yo soy joven y me puedo mover por todas partes, pero esa gente no. El intendente qué más va a esperar, ¿Qué lleguen las próximas elecciones para mandar a pasar una máquina, para sacar algunos votos otra vez y después olvidarse de esta calle?”.

Recordemos que el lugar en donde se realizó la entrevista con las vecinas se encuentra ubicado a media cuadra del asfalto y a una cuadra de Avenida España.

“Esta es una calle muy transitada, por los chicos que van a la escuela, por vecinos que tienen que ir a trabajar. La gente sale en moto o caminando y así no se puede. Pensemos, si tiene que entrar una ambulancia o un patrullero así como está la calle no pueden”, subrayó Rosana.

“Yo lo escuché al intendente en una radio donde dijo que él se reunió con los vecinos del barrio, pero que los vecinos no quieren poner el material para la obra. Yo le pregunto, ¿por qué la gente tiene que poner?¿y la plata que estaba destinada para esta calle, dónde está?¿se lo comió la vaca? así como se comió la plata de los techos para las casas de los inundados que todavía están esperando que le entreguen las casas. Yo tengo a mi nieto ahí esperando (barrio Horizonte), todavía está viviendo en una casilla de madera, rogando que no venga ninguna tormenta de viento porque se le vuela todo”.

“El intendente dice que se están haciendo muchas cosas supuestamente. ¿Dónde están las obras? porque yo no veo que se esté haciendo nada. Dicen que acá está funcionando un Comedor, una Copa de Leche; yo tengo 7 chicos entre sobrinos y nietos y no sé donde funciona porque mis hijos y nietos no van a ninguna Copa de Leche. Dicen que hay una Comisión Vecinal, pero si existe, debe ser de la esquina para abajo porque para acá a nosotros nunca se nos invita, nunca se nos informa de nada. Somos todos del mismo barrio y estamos todos luchando por lo mismo”, finalizó Rosana Cuenca.

Preso en su propia casa

En medio de este escenario emerge la historia de vida de Don Ángel Furtado. “Estoy bien con mi persona, pero me encuentro encerrado. No tengo una rampa para salir de mi casa. Le pido a la gente de la intendencia que venga a ver, porque ni a eso vienen, ni siquiera a ver. Nos engañan, nos dicen -mañana vengo, el mes que viene lo solucionamos- y hasta ahora nada”.


Belgrano y Obligado es la ubicación de la casa del Sr. Furtado, lo escribimos bien clarito para que lo puedan entender desde la municipalidad de La Paz. Otra cosa que queremos escribir bien clarito es que, Don Furtado ya no está en condiciones se escuchar más mentiras, quiere y necesita que le den respuesta efectiva a su situación de encierro.

Este Ángel tiene ganas de recorrer su ciudad, recorrer su barrio, hacer lo que cualquier persona común hace. En la esquina de su vivienda está el asfalto. “El estado de la calla de tierra (Obligado), es pero que malo”, dice con gran impotencia.


Fuente: Carlos Tuamá / FOTO: Carlos Tuamá
Política con vos