¿Y las 100 viviendas?



Sospechas, denuncias cruzadas y una feroz interna en el seno del gobierno de Bruno Sarubi. Mientras tanto, 100 familias esperan sus viviendas a más de un año de la inundación.


A principios de semana, el análisis de unos periodistas en radio Fm Río y las duras declaraciones del Secretario de Legal y Técnica municipal, Marcelo Brunner, dejaron en evidencia una feroz interna en el seno del gobierno de Bruno Sarubi.

Los daños colaterales, podríamos decir, en esta ocasión son 100 familias damnificadas por la inundación de hace más de un año, que esperan que alguien cumpla las promesas del presidente Mauricio Macri y del Intendente Bruno Sarubi.

La única verdad es la realidad decía un ex Presidente, y el tema es que hace meses que hay dinero depositado para que comience la obra para la construcción de las famosas 100 viviendas. Hasta el momento, ni siquiera hay una empresa contratada para que inicie dicha obra.

Aunque parezca mentira, la plata está pero no han podido realizar una licitación con empresas interesadas en trabajar.
Supuestamente ante esta situación tan inusual, a alguien se le ocurrió enviar al Concejo Deliberante un proyecto de ordenanza para contratar de manera directa (sin pasar por licitación) a una cooperativa para que realice la obra. Es más, sin cotejo de precios.

¿Qué cooperativa es? ¿Quiénes la integran? ¿Porqué aceptarían realizar la obra? ¿Quién los convocó? y cientos de otros interrogantes se hicieron oir durante el resto de los días, desde la entrevista radial hasta el viernes, en que el propio Intendente tuvo que salir a aclarar un poco la situación e intentar poner paños frios a una nueva batalla campal entre el Ejecutivo y Legislativo.

"Queremos recordar a la población que fuimos legítimamente elegidos por el voto popular para salvaguardar sus intereses, y nos molesta profundamente que alguien que no fue elegido por el pueblo, se adjudique el derecho de falsear las circunstancias que rodearon al proceso de contratación sobre la construcción de las 100 viviendas" afirma el comunicado de los concejales de Cambiemos.

En tercera persona (como Juan Román Riquelme), en un escueto comunicado el Jefe comunal reconoció que hubo un proyecto de ordenanza planteando la contratación directa y afirmó que hubo malos entre dichos entre sus propios concejales. En otras palabras, la feroz interna sigue cada vez más picante. Hace poco se llevó puesto otro Secretario (Claudia González de Obras y Servicios Públicos) y esta semana algunos afirman que puede llegar a haber cambios en el gabinete.

Escuchando las distintas campanas que se hicieron oir durante estos días y la falta de información y comunicación oficial, ¿Qué nos queda pensar? ¿se beneficiaba alguna cooperativa u empresa amiga con la obra? ¿había sobornos? ¿coimas? ¿corrupción? ¿por eso renuncian los funcionarios?

Y como si esto fuera poco, comenzaron rumores de desestabilización. Parece que el fuego amigo va por todo dicen y al mejor estilo Brasil (impeachment), afirman que algunos cercanos planean un cambio de Jefe, un enroque, algo muy delicado y con solo rumores como para seguir extendiendo esta humilde nota.

En resumen, más allá de las internas políticas, los millones de pesos en juego y las maniobras poco claras; hay 100 familias que esperan que el río no siga creciendo, que la temperatura no baje y ver cómo llegar a fin de mes.
Al que le quepa el sayo, que se lo ponga.