Taxis: conflicto en puerta



Los taxistas cuestionan la nueva ordenanza y temen no poder seguir manteniendo sus fuentes de trabajo.


Hoy lamentablemente se está haciendo cada vez más común escuchar algunas frases diciendo "al igual que en los 90". Símbolo de una de las décadas que generó una profunda crisis por las políticas económicas entreguistas que llevó adelante el gobierno de Carlos Menem.

Los despidos y el desempleo empujaron a millones de familias a rebuscarse como podían. Algunos que tenían un auto o unos pesos, optaron por intentar trabajar de remis o taxi; otros con kioscos y almacenes en sus hogares; las ferias americanas y el famoso trueque como preludio del estallido social de 2001.

En la actualidad, hay 65 taxis en la ciudad de La Paz. Detrás de cada conductor hay una familia que espera el pan de cada día. Algunos pagan un alquiler. Otros con sus hijos que deben vestirse, ir a la escuela, hacer deportes, ir al hospital.

Cómo vamos a mantener un auto, los arreglos, su desgaste, el seguro, la patente, el monotributo, rentas, etc. se preguntan varios taxistas que esperan explicaciones sobre la ordenanza que regula su actividad. "No tenemos problemas que nos controlen pero debería ser para todos por igual, somos trabajadores que a penas llegamos a fin de mes y nos quieren hacer comprar esos relojes caros, más su instalación y mantenimiento y no es esa la manera de controlar. Solo sirve para perseguir a los más chicos, a los que trabajamos dignamente y lamentablemente esto se vive en todo el país desde que vino este gobierno de ricos" afirma Ramón, dueño de un taxi paceño.

Desde el gobierno municipal dicen que harán reuniones con taxistas pero la ordenanza ya fue votada. Muchos se preguntan por qúe no fueron consultados para darle forma a un proyecto que atienda las necesidades no solo del cliente sino también de los trabajadores que prestan el servicio.